VERANO EXTREMO #5

By 0

Investigación confirma que la grabación de “ataques sonoros” contra diplomáticos estadounidenses en Cuba coincide con…

SANTIAGO O'DONNELL


María Amalia Sara Lacroze de Fortabat heredó en 1976 la cementera Loma Negra y alrededor de 155.000 hectáreas. Con la muerte de su marido, la empresaria y coleccionista se convirtió en una exponente de la “oligarquía diversificada”, denominación utilizada para referirse a un conjunto de grupos empresarios locales y extranjeros que distribuyeron sus intereses en la industria, el agro y otras actividades privilegiando el proceso de valorización financiera sobre la inversión productiva. No le fue mal. A mediados de los noventa, las revistas especializadas llegaron a valuar su fortuna en 1.600 millones de dólares.

La experiencia de lectura de Palacio de olvido –textos póstumos de Alberto Tabbia, editados por Edgardo Cozarinsky– admite varios itinerarios. Uno de ellos está principalmente contenido en dos segmentos del libro: “De una infancia suburbana” y “De esa larga pequeñez”. El primero abarca memorias, escritas en una fecha ulterior que no se precisa; el segundo se presenta como un diario personal “de un cuaderno sin fecha, probablemente de mediados a fines de los años 40 y primeros años 50”, según el editor. En ambos, Alberto Tabbia transcribió recuerdos y anécdotas personales que logran cifrar cabalmente toda una época de la historia argentina. Tabbia nació en 1929 y murió en 1997; fue periodista, crítico cinematográfico y perteneció al grupo de la revista Sur; fue édito en revistas e inédito en libro.