EE.UU. libró una batalla legal secreta con Google para espiar mails de 4 periodistas del New York Times que revelaron filtraciones

Por Charlie Savage y Katie Benner

En las últimas semanas de la administración Trump y continuando con el presidente Biden, el Departamento de Justicia libró una batalla legal secreta para obtener los registros de correo electrónico de cuatro reporteros del New York Times en busca de sus fuentes, dijo el viernes a la noche un destacado abogado del periódico. Si bien la administración de Trump nunca informó a The Times sobre el esfuerzo, la administración de Biden continuó librando la pelea este año, contándole a un puñado de altos ejecutivos del Times al respecto, pero imponiendo secreto de sumario para protegerlo de la vista del público, dijo el abogado, David McCraw. quien dijo que la movida no tenía precedentes.

El secreto de sumario impidió que los ejecutivos revelaran los esfuerzos del gobierno para confiscar los registros incluso al editor ejecutivo, Dean Baquet, y otros líderes de la sala de redacción.

McCraw dijo el viernes que un tribunal federal había levantado la orden, que estaba en vigor desde el 3 de marzo, y lo dejaba libre para revelar lo sucedido. La batalla se debió a un esfuerzo finalmente infructuoso del Departamento de Justicia para apoderarse de los registros de correo electrónico de Google, que opera el sistema de correo electrónico de The Times, y que se había resistido al esfuerzo por obtener la información.

La revelación se produjo dos días después de que el Departamento de Justicia de Biden notificara a los cuatro periodistas que la administración Trump, en busca de sus fuentes, había confiscado en secreto meses de sus registros telefónicos desde principios de 2017 en 2020. Esa notificación siguió a revelaciones similares en las últimas semanas sobre la incautación de registros de comunicaciones. de reporteros de The Washington Post y CNN.

Baquet condenó a las administraciones de Trump y Biden por sus acciones, y describió el esfuerzo como un asalto a la Primera Enmienda.

«Claramente, Google hizo lo correcto, pero nunca debería haber llegado a esto», dijo Baquet. “El Departamento de Justicia buscó incansablemente la identidad de las fuentes para la cobertura que claramente era de interés público en los últimos 15 días de la administración Trump. Y la administración de Biden continuó con eso. Como dije antes, socava profundamente la libertad de prensa ”.

No había precedentes, dijo McCraw, para que el gobierno imponga un secreto de sumario al personal del New York Times como parte de una investigación de filtraciones. También dijo que el gobierno nunca antes había confiscado los registros telefónicos de The Times sin una notificación previa del esfuerzo.

Una portavoz de Google dijo que si bien no comenta sobre casos específicos, la compañía estaba «firmemente comprometida con la protección de los datos de nuestros clientes y tenemos un largo historial de presionar para notificar a nuestros clientes sobre cualquier solicitud legal».

Anthony Coley, un portavoz del Departamento de Justicia, señaló que «en múltiples ocasiones en los últimos meses», el departamento de la era Biden se había movido para retrasar la ejecución de la orden y luego «voluntariamente se movió para retirar la orden antes de que se produjeran registros».

Añadió: «El departamento valora fuertemente una prensa libre e independiente, y está comprometido a defender la Primera Enmienda».

El mes pasado, Biden dijo que no permitiría que el Departamento de Justicia durante su administración confiscara registros de comunicaciones que pudieran revelar las fuentes de los reporteros, y calificó la práctica de «simplemente, simplemente incorrecta». (Bajo la administración de Obama, el Departamento de Justicia había buscado esos datos en varias investigaciones de filtraciones).

El sábado, Jen Psaki, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, emitió un comunicado reiterando la política del presidente y alejando a la Casa Blanca del esfuerzo del departamento para obtener datos de correo electrónico de los reporteros del Times.

“Según corresponda dada la independencia del Departamento de Justicia en casos penales específicos, nadie en la Casa Blanca estaba al tanto de la orden de mordaza hasta el viernes por la noche”, dijo Psaki.

En una declaración por separado el sábado, el Departamento de Justicia dijo que había actualizado su política relacionada con los registros de los periodistas.

La carta de esta semana que revela la incautación de registros telefónicos que involucran a los reporteros del Times (Matt Apuzzo, Adam Goldman, Eric Lichtblau y Michael S. Schmidt) había insinuado la existencia de una pelea separada por datos que mostrarían con quién habían estado en contacto con el correo electrónico.

Las cartas decían que el gobierno también había obtenido una orden judicial para confiscar registros de sus correos electrónicos, pero «no se obtuvieron registros», sin proporcionar más detalles. Pero con el levantamiento del secreto de sumario, McCraw dijo que había sido liberado para explicar lo que había sucedido.

Los fiscales de la oficina del fiscal de los Estados Unidos en Washington habían obtenido una orden judicial sellada de un juez magistrado el 5 de enero que requería que Google entregara en secreto la información. Pero Google se resistió, aparentemente exigiendo que se le dijera a The Times, como lo requiere su contrato con la empresa.

El Departamento de Justicia continuó presionando la solicitud después de que la administración Biden asumiera el cargo, pero a principios de marzo los fiscales cedieron y le pidieron a un juez que permitiera decírselo a McCraw. Pero la divulgación para él vino con una orden de no divulgación que le impedía hablar al respecto con otras personas.

McCraw dijo que era » impresionante ” recibir un correo electrónico de Google contándole lo que estaba pasando. Al principio, dijo, no sabía quién era el fiscal y, como el asunto estaba sellado, no había documentos judiciales a los que pudiera acceder al respecto.

Al día siguiente, dijo McCraw, que le dijeron el nombre del fiscal, un fiscal federal asistente de carrera en Washington, Tejpal Chawla, y abrió negociaciones con él. Finalmente, Chawla acordó pedirle al juez que modificara la orden de mordaza para que McCraw pudiera discutir el asunto con el abogado general de The Times y los abogados externos de la compañía, y luego con dos altos ejecutivos del Times: AG Sulzberger, el editor, y Meredith. Kopit Levien, director ejecutivo.

“Dejamos en claro que teníamos la intención de acudir a los tribunales para impugnar la orden si no se retiraba”, dijo McCraw. Luego, el 2 de junio, dijo, el Departamento de Justicia le dijo que le pediría a la corte que anulara la orden a Google al mismo tiempo que revelaba la incautación de registros telefónicos anterior, de la que no tenía conocimiento.

Describió la posición en la que se encontraba como «insostenible», especialmente cuando se trataba de hablar con los reporteros del Times sobre conversaciones relacionadas con algún tipo de pelea con Google y una investigación de filtración relacionada con The Times.

El Departamento de Justicia no ha dicho qué filtración estaba investigando, pero la identidad de los cuatro reporteros que fueron atacados y el rango de fechas de las comunicaciones buscadas sugirieron fuertemente que se centró en información clasificada en un artículo de abril de 2017 sobre cómo James B. Comey Jr., el ex FBI director, manejó investigaciones con carga política durante la campaña presidencial de 2016.

El artículo incluía la discusión de un correo electrónico o memorando de un operativo demócrata que los piratas informáticos rusos habían robado, pero ese no estaba entre el tramo que los funcionarios de inteligencia dicen que Rusia proporcionó a WikiLeaks para su divulgación pública como parte de su operación de pirateo y descarga para manipular el elección.

El gobierno estadounidense se enteró del memorando, que se decía que expresaba su confianza en que la fiscal general en ese momento, Loretta Lynch, no permitiría que una investigación sobre el uso de un servidor de correo electrónico privado por parte de Hillary Clinton fuera demasiado lejos. Se dijo que a Comey le preocupaba que si Lynch tomaba y anunciaba la decisión de no acusar a Clinton, Rusia publicaría el memorando para que pareciera ilegítimo, lo que llevaría a su decisión poco ortodoxa de anunciar que el F.B.I. estaba recomendando contra los cargos en la materia.

El Departamento de Justicia del entonces presidente Donald Trump, quien despidió a Comey y lo consideró un enemigo, buscó durante años encontrar pruebas suficientes para acusarlo del delito de divulgación no autorizada de información clasificada, un impulso que finalmente se enfocó en si tuvo algo que ver con el descubrimiento de The Times sobre la existencia del documento que los hackers rusos habían robado.

La investigación de filtraciones de larga duración sobre Comey fue vista dentro del Departamento de Justicia como una de las más politizadas y polémicas, incluso para los estándares de un departamento que se había convencido en varios casos de utilizar investigaciones de filtraciones y otras políticas relacionadas con la publicación del libro para atacar a exfuncionarios que criticaron a Trump.

A lo largo del año pasado, los fiscales hablaron sobre si cerrar o no la investigación de filtración sobre Comey, según dos personas familiarizadas con el caso, en parte porque parecía haber poca evidencia que demostrara que el ex director del F.B.I. había compartido información clasificada con la prensa.

El otoño pasado, los funcionarios del departamento discutieron si la investigación había seguido su curso y los fiscales deberían redactar un memorando de declinación que explicara por qué Comey no sería procesado, dijo una de las personas. Pero el F.B.I. y los fiscales de carrera que trabajaban en el caso querían mantener abierta la investigación, dijeron las personas, y en enero los fiscales obtuvieron una orden judicial especial para exigir a Google que entregue los datos de los correos electrónicos de los reporteros.

Dado que Trump pronto dejaría el cargo, la orden fue controvertida entre algunos dentro del departamento, según dos personas con conocimiento del caso. Se consideró inusualmente agresivo para un caso que probablemente terminaría sin cargos. Durante la transición de la administración de Trump a la de Biden, al menos un funcionario escribió en un memorando que el caso debería cerrarse, según una persona familiarizada con la transición.

En las presentaciones judiciales que buscan obligar a Google a entregar registros de quién se estaba comunicando con los cuatro reporteros que escribieron esa historia, el Departamento de Justicia persuadió al juez de que el secreto estaba justificado porque, como escribió el juez el 5 de enero, “hay razones para creer que la notificación de la existencia de esta orden pondrá en grave peligro la investigación en curso, incluso al dar a los objetivos la oportunidad de destruir o alterar las pruebas «.

El documento del 5 de enero no reconoce que la existencia de la investigación de filtración de Comey y su tema ya era conocido porque The Times lo había informado casi un año antes. No está claro si el Departamento de Justicia le dijo al juez sobre ese artículo o, en cambio, sugirió que la investigación seguía siendo un secreto bien guardado.

De: The New York Times.
Traducción: Celita Doyhambehere.

About Author

Director: Santiago O´Donnell. contacto@medioextremo.com

Leave A Reply