Santiago O’Donnell: «Los cadáveres hablan, el de María Marta grita»

El caso García Belsunce es tan claro como esto: ningún ladrón mata así mientras comete un robo. Nunca de esa manera, abrazado a tu víctima, destrozándole la nuca a balazos en un baño de sangre. No, así no se roba. Pachelo nunca tiró un tiro pero sabe robar.

No vi la serie, pero es tan obvio que a María Marta García Belsunce la mató Carrascosa que no puede ni haber discusión. En la historia de la criminalística no existe ni un caso de un ladrón que le vacía el cargador a quemarropa en la cabeza a su victima. Nunca pasó.

Es más que evidente que el asesino actuó por emoción violenta, típico de los crímenes que antes se llamaban «pasionales», como el caso de las 113 puñaladas de Fabián Tablado a Carolina Aló y tantos otros de ensañamiento cadavérico.

No hace falta ni decir que un asesino que le sigue metiendo balas a una pelota de sangre y sesos que explota con cada disparo, como es un cráneo, se encuentra bajo un estado casi salvaje de emoción descontrolada. Ningún ladrón hace eso, nunca. Miles de maridos, amantes y ex, sí.

A eso hay que agregarle que Carrascosa admite que estuvo con María Marta 10 minutos antes y 10 minutos después y que, Nicolás Pachelo (vecino del country El Carmel y uno de los sospechosos), nunca le disparó ni a una mosca en su larga carrera de chorro de poca monta. También sumarle todo el encubrimiento de la familia que vino después.

Teniendo en cuenta todo el poder y el dinero de los García Belsunce y el «Potro» Romero Victorica (el fiscal imputado por entorpecer la causa),  tenés otro caso O.J. Simpson. Por si queda alguna duda después del  famoso «pituto», el intento de cremación, de frenar la Policía, del certificado de defunción trucho, de La gotita en el pelo del cadáver, etcétera, etcétera, resta explicar: ¿cómo hace un ladrón totalmente sacado, que acaba de vaciarle el cargador a su victima, para recobrar su lucidez y sangre fría para arreglar semejante enchastre en 10 minutos para simular que MM murió de un accidente y hacerlo de manera tan convincente que la familia ni sospecha?

Los cadáveres hablan, el de Maria Marta grita. Seis tiros en la nunca y una serie de Netflix que, por lo que dicen, ¿le apunta a pachelo? No me vengan con el matrimonio perfecto que nunca se peleó. Solo ellos saben el por qué. Pero no se puede tapar el sol con la mano.

Texto publicado a través de un Hilo en Twitter.

About Author

Santiago O'Donnell es el director general de Medio Extremo. Es editor jefe de internacionales en Página 12. Y autor de cuatro libros: ArgenLeaks, Politileaks, Derechos Humanos® La historia del CELS y Argenpapers. Antes de MX, trabajó en Los Angeles Times, The Washington Post y La Nación. Escribile a contacto@medioextremo.com

Leave A Reply