Que la vida vuelva a florecer

Señor Director:

Escribimos a Medio Extremo porque nos encontramos en una situación de emergencia y necesitamos que se conozca. Somos viveristas y floricultores de zona norte de la provincia de Buenos Aires, en Escobar. Acá hay cientos y cientos de productores, nuestra ciudad es la Capital Nacional de la Flor.

Estamos pasando un muy mal momento, sin recibir ayuda de ningún organismo público. Fuimos al Municipio de Escobar y no recibimos respuesta para salir de esta crisis. Hemos golpeado muchas puertas y no nos escuchan, lo único que nos dicen es que cambiemos de rubro, pero eso es muy difícil para nosotros de un día para el otro y sin ningún tipo de ayuda. Nuestras familias no están preparadas para hacer el cambio de rubro en este contexto tan duro e incierto.

Para que entiendan cómo nos afectó esta “nueva normalidad”: nuestro sector trabaja fuerte de agosto a octubre, como una temporada de 3 meses, después se vende muy poco hasta diciembre, luego llegan las vacaciones y a mitad de febrero se empieza a mover de nuevo el mercado.

Pero justo en marzo llegó el coronavirus y ya vamos más de 3 meses sin ingresos en nuestras casas. Esta pandemia nos arruinó todo.

Todos los compañeros que trabajan con plantas ornamentales tuvieron que tirar el 70/80% de su producción, y el resto del 30/20% se está por tirar. Estas plantas son temporarias, no pueden esperar, así que lo que no se vende se tiene que tirar.

Los viveristas en Escobar la estamos pasando muy mal. Cuando comenzó la cuarentena, no tuvimos espacios donde comercializar y no venían los compradores a llevarse mercadería. No tenemos ingresos y hay que pagar los alquileres, también a los semilleros que quedamos endeudados al comprar los plantines, es una situación muy difícil económicamente para nuestras familias humildes.

Floricultores cortan la mayor parte de la producción de flores en la cuarentena.

La pérdida económica supera los $40.000 mensuales por familia, y encima hemos quedado por fuera de todo beneficio. Además, en este contexto, nadie compra plantas ni flores, la gente sólo compra para comer y las cosas esenciales.

Creemos imperiosa la implementación de créditos para reactivar a nuestro sector y un subsidio compensatorio que pueda cubrir las necesidades básicas durante el tiempo que la provincia de Buenos Aires mantenga el estado de emergencia sanitaria por el Covid-19.

Deseamos con todo nuestro corazón que luego de esta pandemia la vida nos vuelva a florecer. Porque todas y todos nos merecemos una primavera llena de colores después de tiempos tan grises.

Omar Nelson Taboada Apaza y Edgar Martínez, delegados de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) en Escobar, Buenos Aires.

Asociación civil Viveristas Zona Norte “Flor de Primavera”.

Imagen portada: Productora de la UTT entrega flores en un Verdurazo en Plaza de Mayo.

About Author

Director: Santiago O´Donnell. contacto@medioextremo.com

Leave A Reply