CHELSEA MANNING: NUEVA VIDA ENTRE EL ACTIVISMO Y LA MÚSICA

Chelsea Manning mejor conocida como la exsoldado y analista de inteligencia del ejército de los Estados Unidos en Iraq, que envió miles de archivos secretos del gobierno a WikiLeaks en 2010, un acto que la reveló como una de las figuras más controvertidas de la historia norteamericana moderna. Considerada sin grises como una denunciante heroica o un traidor atroz , según a quién le preguntes, Manning fue sentenciada a 35 años en una prisión militar. Se convirtió en la primera prisionera estadounidense en someterse a una terapia de sustitución hormonal en una prisión militar antes de ser liberada inesperadamente por el presidente Obama el año pasado.

Manning ahora en libertad profundiza su rol de activista con discursos a lo largo y ancho de su país sobre los temas que más entiende: la creciente amenaza del control autoritario sobre nuestra vida cotidiana a través de la tecnología y la vigilancia de datos. También se postuló como demócrata para el Senado en Maryland, perdiendo en las elecciones primarias de este mes contra el titular Ben Cardin.

Es también la invitada central de una serie de festivales tech, donde se mezclan raves con entrevistas. Manning estuvo en, por ejemplo, Moogfest para una conversación con la periodista Aminatou Sou llamada “El futuro de la creatividad”. Moogfest siempre fue un evento obsesionado con la tecnología desde su creación en 2004; el fundador pionero de la compañía, Bob Moog, inventó un sintetizador analógico a finales de los años 60 que llegó a definir la producción de música moderna. La programación de este año estuvo impulsada por artistas femeninas y transgénero, y Manning se adaptó perfectamente a todos los tipos de artistas que se mueven por los locales de música del centro de Durham donde tuvo lugar el festival.

La mayoría de la gente no sabe de que Manning es una DJ y productora amante de la batería y el bajo que creció con un pie en la vida nocturna underground. La música electrónica fue durante mucho tiempo su fuerza estabilizadora, especialmente ahora, mientras lucha por aclimatarse al mundo políticamente cargado e hiperconectado al que entró después de la prisión. Para Manning, el espíritu anárquico de la temprana cultura de internet y los delirios ilícitos se entrelazan. Durante su discurso principal, Manning le dice a la multitud: “Me gusta pensar que estoy viviendo en una película retro ciberpunk de los 80”.

Chelsea Manning fue presentada en la escena rave en fiestas ilegales al aire libre en Gales. Ella se mudó a Europa desde su ciudad natal en Oklahoma a los 13 años con su madre, luego del divorcio de sus padres. Pronto, ella comenzó a tomar el tren a cafeterías en la cercana Bristol, donde bandas como Massive Attack tuvieron su inicio en los 90s y principios de 2000.

En 2005, regresó a los Estados Unidos con 17 años para vivir con su padre y realizar una pasantía como programador de software. Después de una pelea, huyó a Chicago, sin casa. Entre la universidad y dos trabajos a tiempo parcial, Manning estaba produciendo música electrónica, tocando en shows locales y en clubes como Nations, Apex y Chaos en Washington, DC con amigos gays y lesbianas.

La música siguió siendo un refugio para Manning durante sus siete años en prisión, donde pasó períodos prolongados de aislamiento, intentó suicidarse dos veces y sufrió abusos que la ONU calificó de crueles e inhumanos . Bajo confinamiento, encontró consuelo sintonizando religiosamente la estación de radio local, todos los sábados por la noche desde las 9 p.m. hasta las 3 a.m. “Me dio una sensación de esperanza, alegría y conexión con el mundo exterior”.

IMAGEN PORTADA: VOGUE 

About Author

Julián es el editor de BREAKING.

Leave A Reply