ALEMANIA CONSTRUIRÁ CAMPOS FRONTERIZOS PARA INMIGRANTES

Mientras casi 3,000 niños, incluidos 100 menores de 5 años, siguen bajo custodia del gobierno de los Estados Unidos después de haber sido separados de sus familias, y se informó que el ejército norteamericano echó a los inmigrantes reclutados a los que se les había prometido que alistándose a las filas militares se les abría un camino hacia la ciudadanía, Angela Merkel, la canciller de Alemania, acordó construir campos fronterizos para inmigrantes.

El giro de la canciller que apostó su legado al recibir a cientos de miles de inmigrantes en Alemania, pero que no pudo resistir a una intensa presión en su país desde la extrema derecha y desde los conservadores en su coalición gobernante sobre su política migratoria, acordó el lunes de esta semana construir campos cerrados fronterizos para solicitantes de asilo y además estrechar la frontera con Austria en un acuerdo político que tiene como fin salvar a su gobierno. El ultra nacionalismo y el sentimiento anti-migrante se está arraigando rápido en toda Europa y también en la política alemana dominante.

Merkel aceptó la decisión de construir campos después de que su ministro de Interior, Horst Seehofer , amenazara con derrocar a su coalición. Seehofer exigió que Alemania bloquee a los inmigrantes en la frontera si no tienen documentos, o si ya se han registrado en otro país europeo. Merkel, que apoyaba la libre circulación a través de las fronteras de Europa, se hbíaa opuesto a cualquier movimiento que resucite efectivamente los controles fronterizos hasta el lunes por la noche, cuando hizo el trato para mantenerse en el poder.

La nueva política está sujeta a la aprobación de los socialdemócratas, el tercero en la coalición gobernante. Establecería campamentos, llamados “centros de tránsito”, en los puntos a lo largo de la frontera. Los migrantes recién llegados serían evaluados en los centros, y cualquier persona que ya haya solicitado asilo en otra parte de la Unión Europea será rechazada.

Los sentimientos anti-migrantes ayudaron a generar también un partido político de extrema derecha, la Alternativa para Alemania o AfD, que puso a los partidos más tradicionales de Alemania bajo presión para cambiar. Merkel no pudo ser capaz de frenar la ola racista y algunos especialistas ya vaticinan que si capital político está agotado.

La canciller asumió el cargo por primera vez en 2005. Hija de un pastor y científica, creció en la Alemania Oriental Comunista, no solo fue la primera mujer sino la primera oriental en dirigir a su país reunificado

About Author

Julián es el editor de BREAKING.

Leave A Reply