lo último






No hubo ola demócrata ni tornado de Trump. En un país dividido como pocas veces en su historia, la narrativa periodística tiende a quedarse con Trump sí o Trump no y quién controla la Cámara de representantes en el Capitolio, donde los republicanos arrancaron con veintitrés bancas de ventaja, cuestión que al cierre de esta edición aún no había sido dirimida.

El resultado de esa gran contienda mediática mantuvo al país del norte despierto hasta la madrugada y cuando terminen de conocerse los resultados alentará o deprimirá a oficialistas u opositores, según el caso, pero no mucho más. Con el Senado fuera del alcance de los demócratas, Trump tiene asegurada su inmunidad a un juicio político y la certeza de que le seguirán aprobando jueces que sean de su agrado, esto es, conservadores y antiabortistas. Y para aprobar leyes, si no retiene su mayoría de diputados, a lo sumo tendrá que arrancarle algún voto al grupito de demócratas conservadores con la reelección amenazada.




Durante el mes de Mayo, desde hace varios años se viene celebrando en diversos países, principalmente europeos y americanos, la Marcha Mundial de la Marihuana. Su objetivo es la reivindicación de la licitud del consumo y el cultivo de la planta de cannabis. En la ciudad de Buenos Aires los manifestantes se concentran en la Plaza de Mayo y de allí marchan hacia la Plaza del Congreso. Al caer la tarde, ante un auditorio estimado en unas cien mil personas, varios oradores dan sus diferentes testimonios sobre su compartida intención de terminar no sólo con la prohibición, sino en especial con la penalización de estas actividades –lo que ha llevado a la detención y encarcelamiento de no pocas personas.