La cárcel de Assange

Imaginárselo ya es difícil, pero olvidarlo mucho más. Un hombre, un encierro en cuatro o cinco cuartos, día tras día durante dos, tres, siete años, ventanas hostiles en la mira de cámaras espías y potenciales francotiradores, aire insípido, luz artificial, día tras día hasta que uno pierde noción del tiempo, pierde noción de luz y sombra, pierde capacidad de olfato y sensación de tacto, y uno empieza a jugar con su mente a ser un hombre libre mientras ve la vida pasar desde su agujero. “A veces me siento como en una película viendo cómo las cosas pasan delante de mí, de este cuarto, de esta mesa, como si fuera un espectador de un show continuado que nunca termina”, me dijo Julian Assange, en su cuarto año de encierro en la embajada de Ecuador en Londres, la última vez que nos vimos. Todavía faltaban dos años más de encierro hasta que su asilo se convirtiera en cárcel, en marzo del año pasado, cuando le cortaron la internet y las visitas y le hicieron firmar un protocolo de conducta que reiteraba en cada cláusula que cualquier violación podría derivar en expulsión.

Del encierro a la cárcel y de ahí a la antesala a lo desconocido. Esta semana la cancillería ecuatoriana había emitido un comunicado que parecía abrir el camino para una eventual expulsión de Assange de la embajada por presuntas faltas de conducta. “El asilo es una facultad soberana del Ecuador, que tiene por tanto el derecho de otorgarlo o terminarlo cuando lo estime justificado y sin consultar a terceros”, decía el comunicado. La cancillería afirmaba que continuaba respetando el asilo de Assange, pero no dejaba dudas acerca de la antipatía hacia él. “Al emitir informaciones que falsean la verdad, el asilado y sus asociados expresan una vez más ingratitud e irrespeto hacia el Ecuador, en lugar de mostrar agradecimiento al país que lo ha acogido por casi siete años”, añadía el texto. “Ecuador ha efectuado importantes gastos para costear su estadía en la Embajada (en Londres), que ha soportado sus groserías.”

O sea, un invitado indeseable que agotó su bienvenida. Pero no lo expulsan porque se acabó la amenaza a su libertad de expresión ni la persecución política que sufre a causa de su trabajo como editor y publicador de documentos secretos. De hecho nunca estuvo tan amenazado. La CIA de Trump y Pompeo han calificado a WikiLeaks como “servicio de inteligencia hostil, no estatal” cuando para el gobierno estadounidense anterior WikiLeaks era una publicación protegida por la primera enmienda de la constitución, no muy diferente que el New York Times. Además, hace tres meses un error procesal expuso la existencia de una acusación “sellada” o secreta de un Gran Jurado de Alexandría, Virgina, en contra de Assange, supuestamente por haberse complotado con Chélsea Manning para que ésta se robara y luego le transfiriera los cables diplomáticos clasificados que WikiLeaks publicara en el 2010 en una megafiltración conocida como “Cablegate”.

Si Lenín Moreno dispuso la expulsión de la embajada es porque no ve con simpatía al ex hacker australiano devenido en icono mundial de la libertad de expresión. Con su actitud desafiante e insumisa y su olfato para ocupar el centro de la escena mediática mundial, Assange fue un personaje central de la política exterior ecuatoriana de los últimos años y era el principal escollo para el objetivo primordial de Moreno de acercarse a Estados Unidos y despegarse del discurso antiimperialista de su antecesor Rafael Correa. Por cierto, fue Correa quien le ofreciera y luego le concediera el asilo a Assange. Al principio Moreno trató de sacarse el problema de encima con una pirueta diplomática. Siguendo un plan de su entonces canciller Rosario Espinoza, le concedió a Assange la ciudadanía ecuatoriana y le inventó un puesto diplomático en Moscú. Pero los ingleses no compraron el paquete e hicieron saber que seguía vigente la orden de captura de Assange ni bien saliera de la embajada y volviera a pisar territorio británico. Entonces Moreno cambió de táctica y empezó a presionar a Assange para que se calle y se vaya de una vez por todas.

Assange corría una carrera contra el tiempo. Mientras la embajada parecía preparar su expulsión, él se ilusionaba con que antes cayera el gobierno conservador de Theresa May a causa del laberíntico problema que le ha generado la falta de una Brexit consensuado con la Unión Europea. Si cae May y asume el líder del laborismo, Jeremy Corbyn, el más izquierdista que el partido ha tenido en décadas, y Assange tendría prácticamente acordado un salvoconducto para irse del país sin ser detenido.

Hablamos con Fidel Narváez, cónsul general de Ecuador en Londres desde el 2010 hasta el 2018. Es la primera vez que habla con un medio argentino. Estaba muy preocupado, pero se ilusionaba con que un cambio de gobierno en Gran Bretaña destrabara la situación. Decía que el gobierno ecuatoriano, el gobierno de su país, está echando por la borda la doctrina, los logros y la reputación ganada en los últimos años por defender lo que Assange representa. Decía que el gobierno de Moreno estaba tomando todos los pasos necesarios para expulsarlo y que incluso consideraba quitarle la ciudadanía ecuatoriana para facilitar su entrega a las autoridades británicas y así dejarlo a tiro de una extradición a Estados Unidos para ser juzgado por espionaje y traición.

“La situación de Julián es crítica”, advertía. “Un ser humano no resistiría todo lo que ha tenido que resistir, pero él no es una persona normal.”

“¿Sabes una cosa? No lo van a quebrar. Lo han intentado de mil maneras pero nunca pudieron quebrarlo. Tiene una fuerza de voluntad inmensa. Por eso nunca lo van a quebrar.”

About Author

Santiago O'Donnell es el director general de Medio Extremo. Es editor jefe de internacionales en Página 12. Y autor de tres libros: ArgenLeaks, Politileaks y Derechos Humanos® La historia del CELS. Antes de MX, trabajó en Los Angeles Times, The Washington Post y La Nación. Escribile a contacto@medioextremo.com

Leave A Reply