[PODCAST] BRASIL: VICTORIA DEL PARTIDO MILITAR-EVANGÉLICO EN PRIMERA VUELTA

Uno tiene el recuerdo lindo del 2002 cuando en Francia Le Pen se coló en la segunda vuelta y Francia se unió y le dieron una tremenda paliza. Jean-Marie Le Pen, el neofascista francés fundador del Frente Nacional que ahora es liderado por su hija que también lidera una corriente de neofascistas europeos que incluye por supuesto a Viktor Orbán en el este de Europa, Nigel Farage en Gran Bretaña, Matteo Salvini el ministro del Interior italiano que se viene destacando con sus odios hacia los inmigrantes, el gobierno de extrema derecha de Polonia, hablamos de Hungría también.. La verdad que Bolsonaro es un bicho por ahi distinto no sé si peor o mejor, me parece que no es este tipo ultranacionalista sino que es un neoliberal económicamente. Su candidato a vice además de ser un dinosaurio al igual que él, es un general retirado, acá el excapitán le da órdenes al general, pero también representa el ala más neoliberal del Ejército, no la más nacionalista. Si otra vez tuviéramos que separar entre azules y colorados, me parece que cada vez más el mundo va para esa diferenciación: el nacionalismo y la globalización, mucho más que la izquierda y la derecha.

Entonces, tenemos un tipo que no es “Brasil First” como Trump. Hace poco mi colega Dario Pignotti lo comparaba más con el presidente de Filipinas Rodrigo Duterte, otro monstruo que también usa grupos paramilitares y demás ejecuciones sumarias y combinada con grandes frases casi payasescas, populismo barato. En este caso tenemos una combinación, que hoy informaba Gustavo Veiga en Página 12, que Bolsonaro también es mesías, es un tipo que fue bautizado por el movimiento evangélico en el río Jordán cuando visitó a Israel y realmente el voto evangélico, la mirada evangélica, el apoyo evangélico, fueron realmente importantísimos como dice Gustavo en esta elección. Son un 29 por ciento más o menos de la población, son bastante menos que los católicos, pero intervienen muchísimo en la política e intervinieron muchísimo más en la campaña. De hecho hubo toda una ola de fake news apuntadas al público y al votante evangélico que empezó a principios de la semana pasada.

Nosotros habíamos empezado Medio Extremo Podcast la semana pasada con algo de optimismo por las marchas masivas de las mujeres y el repudio global que había en todo el mundo. Pero en las marchas de Brasil hubo también una campaña muy fuerte que empezó el día siguiente donde se recortaron, se hicieron fotomontajes como si fueran verdaderas en esta campaña diciendo como si Haddad y sobretodo Manuela la candidata a vicepresidenta,  promovían la homosexualidad, que Haddad cuando era ministro había hecho cosas por el estilo, que tenían entre sus planes armar un proyecto para que le roben los chicos a los 6 años a los papás y les cambian el sexo, etc. Un montón de cosas asquerosas apuntándole al tipo tradicional, que el SIDA, que el sexo, que la homosexualidad, sobre todo una campaña muy homofóbica, aparentemente la homofobia pega muy fuerte en estos predicadores electrónicos.

En fin, no quiero olvidarme que estábamos hablando de Francia donde se unió toda Francia. Acá los evangelistas no creo que se vayan a escandalizar, ya lo apoyaron fuertemente.

En Argentina hubo una polémica con la extrema izquierda, entre el intelectual Atilio Borón que llamaba justamente a evitar esto de tratar a todo el mundo como si fuera lo mismo y Altamira que le contestó corriéndolo por izquierda. Tanto en Brasil como en Argentina la izquierda dura está llamando a votar en blanco. Tampoco es que tienen un caudal de votos impresionante pero es una señal, o sea la izquierda no se suma a esta lucha y la centroderecha, la derecha liberal, la derecha de Fernando Henrique Cardoso, hoy escribí algo en Página 12, la verdad es que la derecha tímidamente mira el tema, no se pronuncia, no es que denuncia a Bolsonaro, no lo hizo en toda la primera vuelta con la esperanza de meter a sus candidatos en el balotaje. Y ahora también duda.

Y vuelvo a Cardoso, él escribió con Enzo Faletto uno de los libros más importantes de la teoría de la dependencia en América Latina, dentro del tema del desarrollismo y que como intelectual fundó las bases para lo que se llamaba el desarrollo dependiente y que fue dos veces presidente de Brasil en los noventa y que hizo las reformas del Estado que sentaron la base de lo que es hoy el Estado moderno, donde el gran mérito de Lula fue justamente en vez de romper eso o desarmarlo o querer empezar de vuelta, tomó lo de Cardoso, lo apoyó, lo amplió y sobre todo aprovechando un poco también el viento de cola y el fin de la historia del pensamiento único, amplió el Estado y le hizo llegar a personas que habían estado excluidas de este estado de Cardoso.

Fue ese mismo Cardoso el que apoyó el golpe contra Dilma. Yo la verdad que hasta que no lo leí al texto firmado por su propia pluma no lo podía creer. Pero bueno, esa es la trampa en la que cayeron muchos liberales de derecha, el partido socialdemócrata, o sea primero apoyaron a unos ladrones realmente, a unos políticos probada y abiertamente corruptos. Y no digo que no lo sean tampoco los del PT pero no lo era Dilma. Y tampoco creo, hasta que no aparezcan pruebas que digan lo contrario, de Lula. Dilma estoy seguro que no porque ya a esta altura son contundente los documentos diciendo como ella se resistía a reunirse con funcionarios de Petrobras a pedido de empresarios o con empresarios cuando manejaba Petrobras.

Entonces, esta derecha liberal que teóricamente se debería escandalizar con gente como Bolsonaro, una derecha que es institucionalista, que son los primeros promotores de lo que armó Fernando Henrique Cardoso, apoyaron el golpe y ahora se escandalizan con que gane Bolsonaro.

La City pareciera que arregló con Bolsonaro porque la bolsa subió a medida que subía las encuestas Bolsonaro, como parte de este corte neoliberal de Bolsonaro, todos los financistas terminaron apoyándolo y ellos eligieron eso sobre todo cuando dijo que el plan del PT era revertir la reforma previsional de Temer y no pensaba por supuesto avanzar con la reforma laboral que intentó Temer. Pero si bien Haddad se había mostrado muy moderado y había hecho grandes esfuerzos para calmar al mercado y a esa gente y decirle que no iba a haber grandes cambios en la economía brasilera, obviamente esa élite de Río pero sobre todo la de San Pablo eligió a Bolsonaro. Creo que también Bolsonaro y su partido militar-evangélico, tuvo mucho éxito en poner fuertemente a Haddad como representante del PT y al PT como el Partido de los trabajadores que sería lo peor que le puede pasa a Brasil, casi como que es mejor tener una dictadura a que siga gobernando el Partido de los trabajadores.

Entonces, ya cuando el pueblo, la sociedad y la clase dirigente aceptó voltear a un gobierno del Partido de los Trabajadores y aceptó proscribir al líder del Partido de los Trabajadores y la Corte Suprema y la justicia lo avaló y aceptó que cualquier cosa es mejor que tener al PT todavía en el Gobierno, por razones que para mí tienen más que ver con el racismo, con la homofobia, el clasismo, que con lo que realmente representó este partido que cometió errores que fue parte del mensalão, fue parte del lavajato, que puso a un neoliberal como ministro de economía y no le funcionó a Dilma. Hubo errores pero realmente lo que terminó con el PT es este odio de esta gente que no podía creer que los trabajadores y la clase obrera y los movimientos populares tengan intervención en el estado y sean parte del Gobierno. No todo el gobierno por supuesto pero parte del Gobierno. Entonces, una vez que decidiste que cualquier cosa es mejor que el Partido de los Trabajadores, bueno eso fue lo que pasó. Ganó cualquier cosa y ahora a atenerse.

Supongo que nuestros oyentes se han cansado de leer sobre este tipo como Bolsonaro, un hombre que favorece la tortura, que es apologista de la dictadura, que en el juicio político a Dilma juró por el torturador de Dilma, que es abiertamente homofóbico, misógino y todo lo demás, esto prácticamente es el futuro de Brasil y el futuro de Brasil es el futuro de América Latina. Y ya en Argentina vimos lo de Chocobar, vimos lo de Maldonado, vimos lo de Rafael Nahuel, vimos el decreto para que entren los militares a hacer inteligencia interna. Tenemos el antecedente de Milani en el gobierno de Kirchner. O sea que ya está influyendo Brasil y su proceso , su autoritarismo y su giro a la derecha en Argentina y en la región. Y ahora viene el gran ajustazo y ya sabemos como Macri y Patricia Bullrich se están preparando para que eso que exige el fondo sí o sí, se cumpla a palazo limpio si es necesario y ojalá que la represión no sea tan dura como uno imagina, pero nos quedan sólo presagios malos para el futuro en este campo. Acá, en la región y sobre todo en Brasil.

About Author

Santiago O'Donnell es el director general de Medio Extremo. Es editor jefe de internacionales en Página 12. Y autor de tres libros: ArgenLeaks, Politileaks y Derechos Humanos® La historia del CELS. Antes de MX, trabajó en Los Angeles Times, The Washington Post y La Nación. Escribile a contacto@medioextremo.com

Leave A Reply