EE.UU. TIENE LA PROPORCIÓN MÁS ALTA DE RESIDENTES NACIDOS EN EL EXTRANJERO DESDE 1910

La población de inmigrantes que vive en los Estados Unidos alcanzó su mayor participación desde 1910, según los datos del gobierno publicados recientemente, y se destaca que la mayoría de los recién llegados provienen de Asia y tienen ya títulos universitarios a diferencia de aquellos que llegaron en décadas pasadas.

Las cifras de la Oficina del Censo para 2017 confirman un cambio importante de quién viene a los Estados Unidos. Durante años, el grueso de los recién llegados tendió a ser de América Latina, pero un análisis de Brookings Institution de esa información muestra que el 41 por ciento de las personas que dijeron haber llegado desde 2010 provenían de Asia. Mientras que el 39 por ciento era de América Latina. Alrededor del 45 por ciento tenían estudios universitarios, según el análisis, en comparación con quienes llegaron entre el 2000 y el 2009.

“Esto es bastante diferente de lo que habíamos pensado”, dijo William H. Frey, demógrafo de Brookings Institution que realizó el análisis. “Creemos que los inmigrantes son trabajadores poco calificados de América Latina, pero para los recién llegados eso es mucho menos cierto. La gente de Asia ha superado a personas de América Latina”.

Los nuevos datos fueron publicados a medida que la demografía cambiante de Estados Unidos se convirtió en un punto clave en su política. El presidente Trump, y muchos republicanos, han hecho sonar las alarmas sobre la inmigración y sugirieron que el gobierno necesita restringir tanto el número como el tipo de personas que ingresan al país. La población nacida fuera de EEUU se situó en el 13,7 por ciento en 2017, o 44,5 millones de personas, según los datos, en comparación con el 13,5 por ciento en 2016.

El último pico histórico en inmigración a los Estados Unidos llegó a fines del siglo XIX, cuando un gran número de europeos huyeron de la pobreza y la violencia en sus países de origen. Algunos de los números más grandes vinieron de Alemania, Italia y Polonia. Esa ola alcanzó su punto máximo alrededor del cambio de siglo, cuando la población total nacida en el extranjero se mantuvo en casi un 15 por ciento. Pero después de la aprobación de estrictas cuotas raciales en la década de 1920, la población de migrantes cayó bruscamente durante décadas a mediados del siglo XX. Para 1970, la población estaba por debajo del 5 por ciento.

La aprobación de una ley de inmigración más liberal en 1965, que puso fin a las cuotas étnicas y priorizó la reunificación familiar, marcó el comienzo de nuevos datos demográficos. Y los cambios solo se han acelerado en los últimos años.

Durante muchos años, México fue el mayor contribuyente de inmigrantes. Pero desde 2010, el número de inmigrantes que llegan de México ha disminuido, mientras que los de China e India han aumentado notablemente.

Los datos también sugieren un patrón político entre los estados con grandes porcentajes de residentes nacidos en el extranjero. De los 15 estados con la mayor concentración de inmigrantes, todos menos tres (Florida, Texas y Arizona) votaron por Hillary Clinton en la carrera presidencial de 2016. Muchos de los estados con concentraciones bajas y moderadas de personas nacidas en el extranjero votaron por Trump.

En esos estados de baja concentración, las poblaciones nacidas en el extranjero tienden a ser más educadas que las nativas. En Ohio, por ejemplo, el 43 por ciento de la población nacida en el extranjero tiene estudios universitarios, en comparación con solo el 27 por ciento de los residentes de Ohio nacidos en Estados Unidos. La mitad de la población nacida en el extranjero es de Asia, mucho más que el 20 por ciento de América Latina.

About Author

Director: Santiago O´Donnell. contacto@medioextremo.com

Leave A Reply