Las exportaciones frutícolas no despegan pese a la devaluación

Las políticas de este período profundizan crisis estructurales del modelo socioeconómico.

Las exportaciones regionales de peras y manzanas con destino a los mercados de ultramar totalizaron en estos primeros siete meses del año las 203.187 toneladas, cifra que representa un crecimiento interanual del orden del 7,5%.

La estadística fue dada a conocer este fin de semana a través de un informe elaborado por la terminal portuaria Patagonia Norte SA, que contempla los embarques sólo a través de San Antonio y Bahía Blanca, en el que se destaca que la temporada ya esta en sus últimas instancias. Durante julio sólo partieron cerca de 2.000 toneladas de fruta.

Las expectativas de los operadores regionales al inicio del año permitían entrever un mayor volumen comercial con destino a los distintos mercados de ultramar. Loa números iniciales preveían un incremento de las exportaciones para 2018, luego de los mínimos históricos logrados en 2017, del orden del 15%. Sin embargo, hasta la fecha, sólo se pudo lograr el 50% de esa tasa de crecimiento. “No tuvimos ni la cantidad ni la calidad de fruta que estaban demandando los mercados”, se sinceró uno de los grandes exportadores regionales al ser consultado por el tema.

El contexto internacional fue positivo para la actividad en la presente temporada. Los bajos volúmenes de cosecha logrados en el hemisferio norte permitían entrever buenos precios y posibilidades de posicionar una mayor cantidad de fruta en estos destinos parcialmente desabastecidos con pera y manzanas. Pero las frías estadísticas muestran que nada de eso ocurrió. En estos primeros siete meses del año, Rusia lidera las compras de pomáceas provenientes de la Argentina, concentrando el 43% de las colocaciones que salen por San Antonio y Bahía Blanca. Tal como se referencia en el gráfico adjunto, lejos de este número se encuentra Holanda hacia donde se orientó el 16% del total del volumen exportado hacia ultramar. En el tercer y cuatro lugar se encuentra Italia y Estados Unidos respectivamente dentro del ranking de destino de la fruta argentina.

Para la mayor parte de los exportadores consultados, lo importante es haber frenado la caída de los embarques de peras y manzanas que, hasta el año pasado, no encontraba su piso. Se espera que, a partir de ahora, las exportaciones vuelvan a crecer en forma progresiva teniendo en cuenta la política de dólar alto y competitivo que proyecta el gobierno nacional para los próximos años.

Pese a ello costará volver a levantar al Valle ya que el daño estructural sufrido en estos últimos años ha sido importante.

Lo importante para los empresarios es haber frenado la caída de los embarques de peras y manzanas que, hasta el año pasado, no encontraba su piso.

Fuerte repunte en las ventas de jugos concentrados

Las exportaciones regionales de jugos concentrados alcanzaron en estos primeros siete meses del año las 18.700 toneladas, valore que representa un salto de más del 200% respecto del mismo período de 2017.

Este importante incremento se debió a la liquidación de stock que concretó parte de la industria para absorber compromisos comerciales. “La crisis por la que atraviesa la actividad es casi terminal”, alertó uno de los pocos exportadores que ya quedan en el mercado.

Las estadísticas destacan que el 98% del total de los embarques están hoy en sólo dos manos: Natural Juice SA y Jugos SA. La firma Jugos del Sur, líder de la región durante décadas, esta temporada ingreso en una crisis que será difícil de revertir. De ahí que ni siquiera figura con volúmenes de exportación.

About Author

Susana es la editora de Patagonia Extremo.

Leave A Reply