RESCATE EN THAM LUANG

Los 12 niños y su entrenador quedaron varados a 4 Km dentro de la cueva de Tham Luang, cerca de la frontera norte de Tailandia con Myanmar, a una temperatura de aproximadamente 23 °C, debido al clima tropical de la zona y a que el agua no era de manantial sino de llluvias. Las personas pueden vivir más de 60 días sin comida. Pero no es un problema fisiológico. Es psicológico. Cuando comiste todos los días de tu vida, no comer por varios días puede ser aterrador.

Todo lo que se sabía era que los chicos no regresaron de su caminata. Cómo se llegó a saber que estaban en ese lugar. En parte, por buena suerte. Un guardabosque del Departamento de Parques Nacionales, Vida Silvestre y Conservación de Plantas alertó a las autoridades sobre el grupo desaparecido después de ver sus pertenencias no reclamadas en la entrada del camino que llevaba a la cueva. Pero la información también fue por otros lados. Uno de sus compañeros de clase sabía que habían ido a Pattaya Beach (así se llama el lugar de la cueva), al parecer como una iniciación del equipo, para escribir sus nombres en la pared. Sus bolsos fueron encontrados afuera de la entrada por el guardaparques. Solo llegaron a la entrada de la cueva, pero repentinas lluvias monzónicas lo bloquearon y los obligaron a entrar mientras el agua subía, hasta 2.5 km hacia una sección elevada. También algunos de los padres ya sabían a dónde se dirigían sus hijos. Cuando no tuvieron noticias de ellos, alertaron a las autoridades.

Pasaron 18 días encerrados en una cueva, 10 de ellos sin saber si alguien vendría o si todos se ahogarían o se morirían de hambre. Además los rescatistas usaron el conocimiento de las cuevas junto con las predicciones de dónde podrían haber escapado para evitar la crecida de las aguas. Pese a esto, seguía siendo una búsqueda muy difícil y peligrosa, en la oscuridad. Se trata de un lugar bien conocido y documentado. La cueva tenía señales de advertencia sobre la entrada durante ciertos meses debido a la temporada de lluvias. El equipo no desobedeció las advertencias, fueron en el mes antes de que aparecieran señales de que no debía entrar. Pero las lluvias llegaron temprano. 

En medio de la emoción para que todos salgan vivos, hay un rescatista que murió. Los mapas y las secciones transversales de la cueva que se fueron difundiendo dio lugar a la pregunta de cómo llegaron hasta allí los buzos. La declaración pública de los padres no fue para culpar a entrenador que en verdad no es el entrenador sino su ayudante.

Nopparat Khanthavong, el entrenador en jefe de 37 años del equipo de fútbol Moo Pa, tenía una cita esa mañana que salieron en dirección a las cuevas. Ekapol Chanthawong, su asistente, fue quien finalmente llevó a los niños a un campo de fútbol ubicado en la cordillera de Doi Nang Non, una formación con numerosas cascadas y cuevas que se extiende a ambos lados de la frontera entre Tailandia y Myanmar.

No se sabe aún si el asistente del entrenador de 25 años, los guió o si simplemente los siguió. Al menos se quedó con los chicos. Imaginarse esta situación sin ningún adulto allí, en una cueva llena de murciélagos y totalmente oscura, hubiera sido fatal. Además, compartió las pocas raciones que tenían, y su condición era visiblemente peor que la de los niños cuando los encontraron. Al ser un exmonje, también los ayudó enseñándoles meditación, para no enfocarse en su hambre.

Cualquier buceador de cuevas corre un alto riesgo cada vez que nadan, y en cierto punto esta muerte, aunque trágica, es un riesgo al que se enfrentaba esta persona mucho antes del incidente. En los medios por supuesto se le dio más importancia a la participación de Elon Musk brindando equipos de buceo que al trabajo realizado por Gunan.

¿Cuánto costó esta misión de rescate? Una vida humana y 3 millones de dólares. La mayor parte del dinero y los equipos fueron donados.

Lo que viene es saber qué pasó ahí dentro. Seguramente las editoriales se pelearán por sacar el libro y también la película vendrá reforzando lo épico. Entre el miedo y las necesidades biológicas, cabe preguntarse qué los mantuvo vivos durante tanto tiempo. Los productores de Hollywood ya están en eso.

About Author

Julián es el editor de BREAKING.

Leave A Reply