Iconoclasistas. Conocimientos colaborativos.

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Por Renata Cervetto y Miguel A. López

Los talleres de mapeo colectivo de Iconoclasistas (Julia Risler y Pablo Ares) buscan tejer las problemáticas sociales, políticas y económicas de un determinado contexto a través de mapas y cartografías, activando los vínculos afectivos y las memorias de aquellos que los generan. Su metodología, basada en la puesta en diálogo de elementos gráficos diseñados para cada taller, revela las tensiones asociadas a los procesos de representación territorial y geográfica de la propia comunidad. En la siguiente entrevista repasamos los inicios de su trabajo desde 2006, sus formas de aprendizaje y producción de conocimiento desde el hacer, así como los desafíos que han acompañado su práctica durante la última década.

Renata Cervetto: ¿Cómo surge  Iconoclasistas?

Iconoclasistas: Surgimos en 2006, como un dúo de creación colaborativa que combina el arte gráfico, los talleres creativos    y la investigación colectiva para producir recursos y prácticas   de libre circulación, apropiación y uso. Nos definimos como un “espacio de experimentación, investigación colectiva y prácticas de colaboración”. En estos años fuimos profundizando el método, a partir de la inquietud de trabajar con organizaciones de base o la comunidad  en  general  en  la  indagación  y  difusión de panoramas de injusticia y desigualdad social, y de impulsar con estos colectivos prácticas colaborativas de organización, resistencia y transformación. Así hemos creado imágenes y dispositivos visuales, tales como mapas, afiches y volantes, cuadernillos, libros y gran cantidad de ilustraciones, con el fin de brindar herramientas de comprensión sobre problemáticas loca- les y tejer redes de solidaridad y afinidad entre distintos grupos. Los recursos que subimos a la web son abiertos, por lo que pueden ser reapropiados, reproducidos y reformulados,  siempre que no sea con fines comerciales. El sitio web funciona como un soporte multimedia de difusión que potencia la socialización y estimula la apropiación a través de licencias Creative Commons.

RC: Considerando el contexto social y político vivido en la Argentina a partir de la crisis económica y política en 2001, ¿cómo se insertó el trabajo de Iconoclasistas en este nuevo  tejido?

I: Nos conocimos en 2004, y durante dos años realizamos algunas intervenciones urbanas, sobre todo en publicidades. Si  bien lo hacíamos como algo lúdico y asistemático, siempre hubo una idea política o social como sustento de la acción. Nos guiaba la búsqueda de crear herramientas para pensar nuevas estrategias de acción y resistencia en el escenario argentino poscrisis de 2001. Esta inquietud creció en un contexto de fuerte experimentación, con acciones de denuncia, movilización e innovación social que incluían escraches, asambleas, piquetes; y nuevas formas de colaboración como ferias de trueque, talleres colectivos, etc. Allí percibimos la necesidad de elaborar nuevas herramientas de comunicación para la movilización y una nueva gestualidad política.

En mayo de 2006 comenzamos con un primer trabajo, el Anuario volante, con el cual intentamos reconstruir un panorama del país elaborado a partir de datos estadísticos, pero trabaja- dos desde una óptica gráfica y estética. Creamos 16 flyers que brindaban una mirada general de la Argentina de 2005, y fue- ron impresos en talonarios en blanco y negro para facilitar su duplicación y difusión por parte de otros colectivos de trabajo. En 2008 iniciamos los talleres de mapeo colectivo, impulsando una labor colaborativa en mapas y planos cartográficos a partir del diseño y liberación de una serie de herramientas para estimular creativamente el acto de compartir saberes cotidianos y experiencias de los participantes. Las herramientas que hemos desarrollado en los talleres de mapeo colectivo se presentan con variantes en función del grupo de trabajo, el tiempo disponible y la problemática a abordar. Se trata de una instancia de investigación conjunta, en la cual, a partir del conocimiento disperso en un determinado colectivo, se construye un relato que desafía las interpretaciones hegemónicas o pone de manifiesto una realidad ignorada. Las imágenes (íconos, pictogramas y dispositivos gráficos) están diseñadas en formatos de fácil reproducción que se encuentran disponibles en el sitio web para usar en la intervención de mapas.

Miguel A. López: ¿Qué papel cumplen los talleres en su trabajo? ¿Pueden prever los resultados que  acontecen?

I: Los talleres son modalidades de trabajo colectivo que permiten la elaboración articulada y consensuada de narraciones que disputan e impugnan aquellas instaladas desde diversas instancias hegemónicas (no solo políticas, sociales e institucionales, sino también las correspondientes a la opinión pública y   a los medios masivos de comunicación, y aquellas asociadas al nivel de las creencias, mandatos y formas del sentido común).  El taller es un espacio de reflexión colectiva desplegado con la finalidad de organizar relatos dispersos en un soporte común–el mapa–, para comunicar con mayor eficacia las necesidades de  un  colectivo marginalizado.

Estos talleres son muy variados; algunos tienen objetivos muy definidos y se realizan durante un período largo. Sistematizar la información, en caso de que hayamos proyectado diseñar una cartografía  crítica  a  posteriori,  implica  un trabajo de cuatro a seis meses, en el que, además, hay que lograr consenso con todos los  involucrados.  También  están  los ejercicios de mapeos, que son más de agitación o activan hechos comunicacionales callejeros; por ejemplo, poner una mesa en la calle e invitar a los transeúntes a participar, o reunirnos en un barrio con los actores clave de éste y conversar   con ellos señalizando sobre un mapa, es decir, dándole materialidad territorial a la  palabra.

La mayoría de la veces no podemos prever los resultados, aquí la clave es llegar a esa instancia de encuentro colectivo con un marco temático de trabajo  definido  previamente con los organizadores, y que será dinamizado por nosotros a partir de las diversas herramientas gráficas, estéticas y lúdicas que creamos para tal fin. En algunas ocasiones esto funciona muy bien y en otras no tanto, hay multitud de variables en juego cuando se trabaja con comunidades y espacios sociales, políticos o culturales; sin embargo, creemos que es tal la potencia activadora de los mapas y la gráfica que la mayor parte de las veces el proceso es muy placentero para nosotros y eficaz en términos  tácticos  para  los organizadores.

RC: ¿Cómo desarrollan las dinámicas de los talleres y cómo se establece el vínculo entre las personas?

I: Al comenzar el taller, y luego de las presentaciones de los participantes, realizamos una introducción a la cartografía crítica para clarificar las posibilidades que brinda  el  trabajo  con mapas y dispositivos gráficos, y reflexionar acerca de la construcción  ideológica  de  las  representaciones hegemónicas.

Luego  los  participantes  se  dividen  en  pequeños     grupos  de mapeo, donde comparten conocimientos y vivencias y despliegan su capacidad imaginativa y de rememoración para trazar e intervenir en el mapa. No hay requisitos ni condiciones para formar parte los  talleres.

Los íconos que utilizamos durante el taller son diseña- dos especialmente para el encuentro, y se usan para intervenir los mapas de manera lúdica; luego quedan disponibles en la página web. Las temáticas de los íconos surgen de intercambios previos con los organizadores, quienes proporcionan un marco desde el cual comenzar a conversar en el taller, donde hacemos uso de variados tipos de lenguaje –como símbolos, gráficas e íconos– para comprender y señalizar el espacio. Estimulamos la creación de collages, frases, dibujos y  consignas.

RC: ¿Hay un diálogo con los participantes previo al ejercicio de los talleres?

I: Los participantes ya saben que vienen al taller de mapeo colectivo a trabajar sobre una problemática en particular; es decir, nosotros no somos “paracaidistas” en el territorio, sino que vamos con elementos pensados exclusivamente para problematizar: ampliar, complejizar, develar la temática a relevar.  A los organizadores –desde un movimiento social o un colectivo cultural hasta una institución universitaria o un museo–    lo primero que les preguntamos es qué vamos a mapear, con  quiénes, durante cuánto tiempo y para qué; es decir, nuestra propuesta se enmarca como un espacio táctico. En función de esto armamos nuestra “caja de herramientas” y la llevamos al lugar, y cuando la desplegamos frente a los participantes, ellos ya saben que vienen al taller a reflexionar sobre determinadas temáticas. A través de las herramientas gráficas, empiezan a revelar esa trama; hay discusiones y posicionamientos diferentes, y tratamos de que todo eso quede expuesto en el mapa.      La idea es construir un relato colectivo que se organiza en torno a lo común y se despliega a través de la iconografía, con el   fin de situar quiénes están organizados, qué hacen, dónde podemos encontrarlos, o también qué les gustaría hacer y qué pueden hacer, qué posibilidades hay, con quién pueden asociarse, etcétera. Siempre teniendo como horizonte común la construcción  de  alternativas  de transformación.

Nuestro rol es el de dinamizadores; en general, sucede que los participantes, al principio del taller, tienen temor de equivocarse, de opinar cualquier cosa, de cortar en forma desprolija o incluso de escribir con mala ortografía. Así que les trasmitimos que el mapa es de ellos, que se sientan libres para marcarlo, indicar zonas, borrar, tachar, porque es un trabajo  que les va a quedar como puntapié inicial para desarrollar un proceso  más largo.

El taller finaliza con un plenario o “puesta en común”   de los mapas elaborados por los grupos. Esta última instancia –clave para relevar diferencias y constituir horizontes de abordaje y comprensión– da lugar a un espacio de discusión y creación que no pretende cerrarse sobre sí mismo, sino que busca posicionarse como un punto de partida disponible para ser retomado. De esta manera, los talleres se despliegan en dos objetivos generales: por un lado, trabajar territorialmente sobre la base de metas consensuadas con los organizadores; y, por el otro, socializar la herramienta de mapeo colectivo estimulando la apropiación y experimentación de los  participantes.

Gestualidad  política

MAL: Me interesa retomar lo que plantean con la idea de generar una “nueva gestualidad política”, tomando el mapa como punto de partida y herramienta principal. ¿Cómo  llegaron  a esta elección? ¿De qué otras maneras creen que se puede desarrollar una “cartografía crítica” o una puesta en común de las tensiones, conflictos y situaciones  cotidianas  que  acontecen  en una determinada  comunidad?

I: Venimos de una tradición creativa y organizativa vinculada a la intervención urbana, el trabajo con organismos de derechos humanos, la no autoría (en el caso de Pablo), y la cultura libre, las redes P2P, la docencia y la investigación (en el de Julia). Es a partir de ese cruce de saberes, campos, experiencias e inquietudes –un cruce que no es solo político y transformador, sino que también incluye un componente afectivo clave, puesto que somos pareja, también, desde el amor–; en fin, desde ese encuentro, que fuimos modelando respuestas experimentales a esta necesidad de inventar un lenguaje comunicacional y político renovado, y en ese ínterin, crear –no desde cero, sino retomando y derivando metodologías, herramientas y recursos propios de la educación popular y las pedagogías críticas– espacios de investigación y reflexión colectiva.

En ese sentido, el mapa es una herramienta clave; nosotros entendemos el mapeo como una práctica que se activa a partir de la capacidad  que todos  tenemos  de realizar  un vuelo  de  pájaro (perceptivo, sensorial, imaginario, crítico) sobre el   territorio que se busca mapear. El mapa nos permite trabajar con los participan- tes del taller sobre una plataforma común que es muy disparadora para la intervención. Y desde el intercambio de saberes –técnicos, pero, sobre todo, cotidianos y experienciales– construir un conocimiento situado que devela aspectos no contemplados de manera previa, ni tampoco accesibles a partir de un trabajo con herramientas que apelan solo  a un conocimiento  racionalizado. El mapa nos posibilita la puesta en escena de otros saberes, y el efecto de ese mismo mapa, al concluir el taller, es superpotente en términos de problematización de aspectos  asociados.

La posterior elaboración de lo que llamamos cartografías  críticas  –que  incluye  información  ya  sistematizada     a partir de un consenso con los participantes– sincretiza ese proceso colaborativo en una herramienta gráfica (un impreso, que puede ser un póster, un cuadernillo, etc.), que se convierte no solo en una herramienta de comunicación que evidencia determinadas temáticas, sino también en un recurso pedagógico que  funciona  como  punto  de  partida  para  continuar  el proceso de trabajo. Hay que recordar que un mapa es una  foto de un determinado momento de investigación, y el territorio, un espacio que está en continuo cambio y transformación.

RC: Un componente importante de su trabajo tiene que ver con eludir la “especialización”, apostando a que las personas puedan crear sus propias formas de hacer a través de la participación colectiva.

I: La cuestión de eludir la especialización está vinculada a la posibilidad de que los participantes de los talleres aprendan herramientas que luego pueden utilizar para problematizar de forma sencilla cuestiones específicas, señalar las relaciones de poder, visualizar las conflictos y resistencias, etc. A su vez, para participar no se necesita de un “saber técnico” o “docto”, sino que las propias personas de una comunidad puedan diagnosticar su territorio e identificar algunas líneas tácticas para transformarlo. Se genera así un conocimiento colaborativo que queda a disposición de los participantes y del público en general. Este conocimiento se comparte tanto en los espacios en los que se realizan los talleres como a través de nuestro sitio web. Asimismo, se fomenta de forma activa la apropiación de la metodología a partir de la publicación de materiales de activación y difusión. A través de conceptos y dispositivos de pedagogías críticas, impulsamos herramientas que nos permiten reunir y sistematizar conocimientos dispersos entre un grupo de gente (ya sea una comunidad o una organización) y, a la vez, estimular su reconocimiento subjetivo como grupo que emerge de la colaboración y el concurso de muchos individuos abordando una misma temática desde sus propias experiencias.

RC: ¿Qué referentes, proyectos artísticos o políticos afines toman en cuenta para pensar estos   conceptos?

I: Tenemos múltiples fuentes de inspiración: el barroco americano, los artistas  latinoamericanos  populares,  el  lenguaje  del cómic y de la historieta; o sea, una mezcla entre arte y cultura popular, una suerte de antropofagia pampeana. A nivel cartográfico, el trabajo del colectivo de arte francés Bureau d’Études fue una referencia importante, y también el del artista gráfico alemán  Gerd Arntzen,  en  la  iconografía.  Asimismo,  la propia experiencia acumulada: Pablo participó durante los años 90 del Grupo de Arte Callejero (GAC), donde, entre otras cosas, diseñó las cartografías de escrache  a  los  militares  de  la dictadura.

Del paso por la universidad rescatamos textos de filosofía, psicología y sociología y el abordaje de la comunicación comunitaria a través de la Investigación Acción Participativa (IAP). Y de los espacios de taller en distintos países de América Latina y Europa nos llevamos nuevos enfoques y herramientas, no solo de comunidades o colectivos, sino también del trabajo de redes de urbanismo participativo, patrimonio comunitario o arte político.

En fin, es muy difícil mencionar todas las fuentes de inspiración que tenemos, y que, por supuesto, son muchas más que las que estamos mencionando aquí.

Cuando decidimos arrancar con los talleres de mapeo colectivo, lo primero que hicimos fue rastrear quiénes ya estaban utilizando esta herramienta. Nos encontramos con muchas ONG, sobre todo brasileras, mexicanas y colombianas, que articulaban con diversos sectores del Estado para trabajar con comunidades desde la práctica de la cartografía social o participativa. Si bien para nosotros cartografiar y mapear son lo mismo, decidimos nominar la práctica como “mapeo colectivo”, para diferenciarla del trabajo de las ONG. Queríamos distinguir nuestra manera de abordar los territorios –por interés de una comunidad–, activar las herramientas –construir conocimiento colaborativo– y los objetivos buscados –definidos por los habitantes, en general vinculados  a  desarrollos  de  autogestión  comunitaria  y, fundamentalmente, orientados a activar procesos de     transformación en diversa escala–. En la Argentina fuimos los primeros en aplicar esta herramienta, y a medida que se fue popularizando aparecieron muchos grupos que la retomaron; ahora está muy instalada tanto en  agrupaciones  sociales  como  en  colectivos  culturales o artísticos.

Conocimientos colaborativos

MAL: Hablaron también de “construir conocimientos colaborativos”. Creo que ése es un concepto poderoso, y quisiera volver sobre ello. Algo muy valioso de las dinámicas colectivas como las de ustedes es que se posicionan críticamente frente a los modelos verticales de aprendizaje. Yo veo sus talleres y mapeos como una suerte de pedagogía en acción, donde el saber responde a la confluencia de múltiples voces y agentes, y que además toca o modifica la estructura sensible de aquellos que la producen. Es como decir: se aprende en el hacer. ¿Sus dinámicas de trabajo han sido interpeladas en relación con lo pedagógico o lo educativo?

I: Sí, totalmente. Por eso mencionamos antes que una fuente importante de aprendizaje e inspiración es la tradición de las pedagogías críticas –Paulo Freire y los zapatistas, para nombrar algunos– y la organización asamblearia, autogestiva y horizontal propia de los movimientos sociales –las experiencias pos-2001 en la Argentina o las plazas del 15M en España, por nombrar otros ejemplos–. La intención,  en  este  “aprender  haciendo”,  es poner en escena otros conocimientos y habilidades que potencien una investigación colaborativa, agilicen la visualización y construcción de puntos de encuentro y reconstruyan una red de prácticas alternativas que facilite la activación de prácticas de transformación. Por  otra  parte,  en  relación  con lo educativo-formativo, los talleres siempre se organizan de manera tal que los participantes aprenden –mientras experimentan– cómo desarrollar sus propios espacios de trabajo con estas herramientas. De ahí nuestra inquietud por compartir las crónicas de trabajo, los recursos que utilizamos, y, claro está, esto adquirió una institucionalidad más visible con la publicación del Manual de mapeo colectivo en 2013. En este momento nos encontramos trabajando en una segunda parte de ese manual.

MAL: Algo que también me gusta de sus talleres y mapeos es que el conocimiento surge de lugares insospechados. Eso es  importante, porque hace evidente una estructura educativa tradicionalmente normativa, que indica metodologías supuestamente legítimas de aprendizaje, conocimientos relevantes frente a conocimientos minorizados, o jerarquías en relación con qué cuerpos pueden producir conocimiento y qué cuerpos son objetos de estudio. Creo que en la escuela eso es algo evi- dente; allí, desde la niñez, estamos lidiando todo el tiempo con reglas ya establecidas sobre qué es lo que debemos aprender y cómo debemos aprenderlo. ¿Cómo ven este vínculo con esos conocimientos que podríamos llamar no evidentes u  ocultos?

I: Es tal cual mencionás. Hay todo un trabajo de parte nuestra por instalar otros modos de producción de conocimiento –como la desestructuración del espacio de trabajo, o la utilización de instrumentos más vinculados al arte y la creación–, animar a la participación de una diversidad de miembros de la comunidad, justamente con esta idea de revalorizar el conocimiento “menor” y darle un espacio de visibilidad y articulación con otros tipos  de saberes más legitimados por las instituciones hegemónicas, intentando establecer mecanismos que faciliten la participación y la organización de datos, anécdotas, sensaciones, pareceres, etc., en un soporte común de trabajo que pueda funcionar como memoria del encuentro y también como dinamizador para ser retomado en un trabajo más continuado.

MAL: Vivimos en una época donde el espíritu emprendedor neoliberal ha permeado todas las esferas de la vida; entre ellas, la educación es vista también como una forma de inversión en  el mercado regida por las lógicas de la competitividad. Desde  esa perspectiva, los estudiantes se ven a sí mismos como clientes, y el conocimiento como algo privatizable. ¿De qué manera sienten que el trabajo colectivo y las formas autoorganizadas de aprendizaje que se han desarrollado en su contexto, en contextos vecinos o experiencias cercanas a ustedes, han planteado  una forma de oposición a ello?

I: La construcción de conocimiento colaborativo se enlaza en torno de la idea de construir tácticas del común; es decir, modos de transformación que beneficien a las mayorías sociales, ya sean de un barrio, una comunidad, un colectivo, o los miembros de un espacio. Nos parece importante mencionar que, si bien dinamizamos los talleres con los participantes en el marco de objetivos planteados por los organizadores, hay una cuestión político-experiencial nuestra que siempre está puesta en   juego, y en la cual tenemos muy presente esta cuestión de  amenizar la participación de todas las voces presentes en el taller, no eludir las discusiones, sino encauzarlas de manera productiva y darles materialidad a las propuestas de cambio y compromiso que puedan surgir de esos espacios tan fructíferos de producción colectiva. Nada de esto sería posible sin la intervención de todos los actores involucrados, tanto de los organizadores como de los participantes y de nosotros mismos. En cada uno hay un rol y un aporte específico que se aúnan para poder construir la táctica y lúdica de los espacios de taller. Retomando una pregunta que nos hicieron antes, es también por eso que resulta difícil prever los resultados con  anticipación.

“Iconoclasistas. Conocimientos colaborativos” es un capítulo publicado dentro del libro “Agítese antes de usar. Desplazamientos educativos, sociales y artísticos en América Latina”, editado por Renata Cervetto (MALBA) y Miguel Á. López (TEOR/éTica) y publicado en exclusiva en Medio Extremo.

WEB.  iconoclasistas.net

LIBRO.  malba.org.ar/publicacion-agitese-antes-de-usar

Share.

About Author

El autor o la autora de estos posts no forma parte del equipo de Medio Extremo. La fuente se encuentra consignada en el cuerpo de la publicación.

Leave A Reply