Scioli en Argenleaks

 

El empresario Mario Montoto asesora al gobierno de la provincia de Buenos Aires en cuestiones de seguridad. Dicho asesoramiento incluye el trabajo a favor de un convenio con la policía de Río de Janeiro, donde la lucha contra el narcotráfico ha sido militarizada, para intercambiar experiencias. También incluiría el vínculo con la embajada estadounidense, fortalecido tras una cena íntima en la casa del empresario a la que asistieron el gobernador Daniel Scioli y el entonces embajador de los Estados Unidos, Earl Anthony Wayne.

La información surge de dos cables diplomáticos filtrados por WikiLeaks. La cercanía de Montoto con la embajada también quedó demostrada en otro despacho que revela cómo el empresario sirvió de nexo entre la sede diplomática y el grupo Yabrán durante el incidente por la valija de Antonini Wilson.

Es curioso cómo actúa el subconsciente, sobre todo cuando aflora en un tema sensible como puede ser la política de seguridad en la provincia de Buenos Aires. El 23 de febrero de 2011, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) ofreció una conferencia de prensa para solicitar medidas urgentes del gobierno provincial destinadas a garantizar que no se repitan casos de violencia policial como los de José León Suárez, donde la policía ejecutó a dos chicos, y Baradero, donde se fusiló a un adolescente. Durante el acto, el presidente del CELS, Horacio Verbitsky, criticó las políticas del Ministerio de Justicia y Seguridad a cargo de Ricardo Casal. Dice un comunicado del CELS:

Horacio Verbitsky remarcó que la actual conducción del Ministerio de Justicia de la provincia “se subordina a lo que la policía le marca” y consideró que, en lugar de avanzar en reformas estructurales para proteger al conjunto de la sociedad, el gobierno provincial sólo brinda “discursos huecos y amenazadores”. Entre las airadas respuestas del oficialismo bonaerense, el jefe de Gabinete de la provincia, Alberto Pérez, desmintió en declaraciones a varios medios que su gobierno haga negocios relacionados con la seguridad con los empresarios Daniel Hadad y Mario Montoto, como aseguró que había dicho el CELS.

Al día siguiente, Página/12 publicó la siguiente contradesmentida:

El Centro de Estudios Legales y Sociales respondió al jefe de Gabinete de Daniel Scioli, Alberto Pérez, quien había descalificado las afirmaciones de Horacio Verbitsky realizadas durante la presentación de un documento del Acuerdo para una Seguridad Democrática. Según Pérez, Verbitsky endilgó al gobierno bonaerense una relación con el empresario Mario Montoto. La grabación completa de la conferencia demuestra que Verbitsky nunca dijo tal cosa. Sólo se refirió a la consultora de Alejandra Rafuls, contratada a sugerencia del empresario Daniel Hadad, que supervisa cada palabra del gobierno bonaerense, como esta declaración de Alberto Pérez.

Los cables filtrados por Wikileaks explican la confusión de Pérez: el CELS no lo había dicho pero la relación exisitía. Lo confirma un cable de abril de 2008:

Mario Montoto está involucrado en las industrias de defensa y seguridad. Publica una revista mensual sobre defensa y relaciones internacionales llamada DEF y es un ex asesor del jefe de la guerrilla Montoneros. Ahora es muy pro estadounidense y hace negocios con Israel.

A continuación, el texto explicita la naturaleza de la relación entre el empresario y el gobernador bonaerense.

En materia de seguridad pública, Montoto dijo que cree que en el Gran Buenos Aires juzgarán al gobierno por lo bien que controla el crimen y le devuelve la paz a los vecindarios. Ésta es la razón por la que el gobernador de la provincia, Daniel Scioli, a quien Montoto asesora, ha emprendido un gran esfuerzo para sacar más policías a la calle: quiere mostrarles a los votantes que está actuando con coraje en este serio problema.

El cable describe más adelante el convenio que buscaba forjar Montoto con la policía carioca. Dicho acuerdo había sido anunciado el mes anterior por el entonces ministro de seguridad bonaerense, Carlos Stornelli, durante la visita del ministro de Seguridad de Río, José Mariano Benincá Beltrame. Pero la fecha de la firma —si es que se firmó— y su contenido no fueron dados a conocer. Si existe, nunca fue anunciado.

Montoto dijo que acaba de terminar un borrador para un acuerdo entre el Estado de Río de Janeiro y la provincia de Buenos Aires para compartir experiencias y conocimientos de seguridad pública. Tomando a Río como ejemplo a evitar, el cable dice que el empresario le reclamó al gobernador mayor “firmeza”, o sea, mano dura.

Montoto dijo que le ha dicho a Scioli que cree que si no se actúa con firmeza ahora, en un par de años Buenos Aires podría enfrentar los mismos problemas serios que enfrenta Río.

Eso sí, Montoto también dijo que hacen falta más puestos de trabajo y le recomendó al gobernador impulsar un programa de ayuda a las pymes, señala el despacho firmado por Wayne. El cable también consigna que Montoto criticó la supuesta cercanía del gobierno argentino con el presidente venezolano Hugo Chávez, a quien acusó de desatar una carrera armamentista en la región pese a que el gasto militar de la vecina Colombia es muy superior.

El empresario abogó por una relación de mayor cercanía con los Estados Unidos en el área de su especialidad. Los militares argentinos tienen limitaciones presupuestarias.

Esto significa que, estratégicamente, los Estados Unidos son más importantes que nunca para la Argentina (por la carrera armamentista en la región) y que el gobierno argentino debería reforzar su diálogo y colaboración con los Estados Unidos en materia de defensa, no limitarlo.

Para entonces, Montoto ya era un viejo conocido de la embajada. El empresario había servido de anfi trión de una cena de tres horas entre el embajador estadounidense, su agregado militar, Scioli y un reducido grupo de asesores, dice un cable de mayo de 2007. En ese momento, Scioli, todavía vicepresidente, preparaba su candidatura a la gobernación. Dice el despacho:

En la noche del 14 de mayo, el embajador y el agregado militar participaron de una pequeña cena con el vicepresidente Daniel Scioli organizada por el editor y empresario Mario Montoto. El empresario hermano de Scioli, José (Pepe) Scioli, la senadora nacional María Laura Leguizamón (representa a la Ciudad de Buenos Aires) y el ex embajador de los Estados Unidos en Chile, Gabriel Guerra Mondragón, también participaron. Scioli le dedicó tres horas a la amplia discusión a pesar de que tenía un evento planeado para las siete de la mañana del día siguiente.

 

Durante el encuentro, el embajador y el agregado militar le pidieron a Scioli, entonces presidente del Senado en su calidad de vicepresidente de la Nación, que apoyara dos proyectos de ley que se debatían en el Congreso: contra el Financiamiento del Terrorismo y sobre Trata de Personas. El primero se convirtió en ley en junio de 2007 y el segundo en mayo de 2008. Anticipando el futuro, el cable afirma que la cena había sido “muy productiva”.

 

 

Publicado el 16 de septiembre de 2015.

 

 

About Author

Santiago O'Donnell es el director general de Medio Extremo. Es editor jefe de internacionales en Página 12. Y autor de tres libros: ArgenLeaks, Politileaks y Derechos Humanos® La historia del CELS. Antes de MX, trabajó en Los Angeles Times, The Washington Post y La Nación. Escribile a contacto@medioextremo.com

Leave A Reply