Lilita en Politileaks

 

 

Lilita Carrio también tuvo su paso por la embajada. Fue en agosto del 2006, cuando fue a presentarse como candidata presidencial para la elección del año siguiente, en la que saldría segunda detrás de Cristina con más del 24 por ciento de los votos. Carrió le dijo a los diplomáticos estadounidenses que algún día gobernaría el país con su partido ARI, hoy desaparecido. En su charla con la embajada la dirigente de la Coalición Cívica dijo que le encanta Bachelet pero no así Lula, a quien tildó de carente de visión estratégica. También advirtió que el gobierno argentino tenía negocios sucios con el venezolano a través del ministro de Planificación Julio De Vido, y que Néstor Kirchner estaba fascinado Estados Unidos aunque sólo conocía Nueva York.

Con respecto a la política local, Carrió opinaba que el apoyo popular del que gozaba Kirchner en ese entonces era superficial y que su gobierno podía caer en cualquier momento, por lo que la oposición debía estar preparada para gobernar.

El autor del cable le reconoce el entonces liderazgo de la oposición de centroizquierda y destaca que es una de las pocas figuras políticas argentinas que se preocupa por la democracia y las instituciones. Pero también señala que no se ha ganado la confianza de la población para ocupar altos cargos ejecutivos y que al parecer a Carrió le cuesta bajar de sus grandes ideas un plan concreto y realizable para gobernar el país. Así arranca el cable del 8 de septiembre del 2006:

El 24 de agosto, funcionarios de la embajada se reunieron con la líder opositora de centro-izquierda Elisa Carrió , quien dio su punto de vista de la situación política actual en Argentina. Elisa Carrió comenzó la discusión con su análisis de la política exterior del presidente Kirchner. Argumentó que dicha política estuvo marcada por un estilo de confrontación y por una relación peligrosa con el presidente venezolano Hugo Chávez. En una admisión sorprendente, Carrió dijo que la relación de Kirchner con el gobierno de Estados Unidos es lo único que está moderando la alianza de Kirchner con Chávez. Carrió lamentó lo que en sus palabras sería una falta de visión estratégica de Brasil, alabó a la presidenta de Chile Bachelet, e instó a los EE.UU. a hacer todo lo posible para asegurarse de que el presidente García tiene éxito en Perú para evitar “otro Chávez”.

En cuanto a la política interna, Elisa Carrió sostuvo que el presidente Kirchner probablemente ganará la reelección en 2007, pero que el gobierno de Kirchner será un fracaso en el largo plazo. Carrió argumentó que la oposición tenía que estar lista para asumir el poder cuando Kirchner caiga y dijo que las alianzas de oposición fueron funcionales a la necesidad de los Kirchner de cooptar nuevos apoyos. Preguntado por el futuro de su antiguo partido, la Unión Cívica Radical (UCR), dijo que el partido se moría. Carrió dijo que mantenía buenas relaciones con los líderes de Propuesta Republicana (PRO) Maurcio Macri y Ricardo López Murphy, pero no estaba de acuerdo con su visión para resolver el problema de la delincuencia del país. En cuanto Al ARI y a su propio futuro, dijo que era bueno para ella se haya apartado de la dirección del partido y expresó su confianza en que ella y ARI eventualmente gobernarían el país. Carrió también lamentó debilidad de las instituciones de la Argentina y la falta de debates inteligentes en el Congreso de la Nación.

A continuación el cable nombra algunos antecedentes de Carrió como su quinto puesto en las elecciones del 2003. El párrafo incluye una opinión negativa del entonces legislador del ARI, hoy Radical K, Fernando Cantero.

 

El Encargado de Política de la embajada se reunió el 23 de agosto con Fernando Cantero, el líder del bloque del ARI en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, quien criticó duramente las tendencias autoritarias de Carrió y su incapacidad para explicarle a los fieles de su partido sus reuniones con los políticos de derecha Ricardo López Murphy y Patricia Bullrich.

Con respecto al estilo confrontativo de Kirchner, Carrió enumeró conflictos en Perú, Paraguay y Uruguay, pero sin entrar en detalles.

“Kirchner se pelea con todo el mundo en la región. Estuvo mal cuando le hizo un desaire al presidente peruano García al no asistir a su toma de posesión. Kirchner también ha creado conflictos con Uruguay y Paraguay.” Carrió atribuyó estilo de confrontación de Kirchner al estilo insular de la Patagonia “El ve al mundo exterior como un enemigo. Tiene poca comprensión del ancho mundo que lo rodea.”

Tampoco entró en detalles sobre los negocios de De Vido en Venezuela, pero los vinculó con el peligro de que Argentina sea arrastrada al conflicto de Medio Oriente.

Carrió argumentó que la relación de Kirchner con Chávez se basa principalmente en negocios corruptos gestionados por el ministro de Planificación Julio De Vido, y advirtió que dicha relación conllevaba consigo graves peligros, ya que podría sacar a la Argentina en el conflicto de Medio Oriente debido a las estrechas relaciones de Chávez con Irán. “Kirchner puede disentir públicamente con Chávez sobre ciertos temas, pero eso nunca va a afectar a los negocios que él y De Vido tiene con Chávez.” Pero para Carrió , la relación con Venezuela es arriesgada. “Estados Unidos está profundamente involucrado en el conflicto de Medio Oriente y Europa no puede evitarlo. América Latina debe evitar quedar involucrada en el conflicto. Pero la relación de Chávez con Irán es peligrosa y podría arrastrar a la Argentina al conflicto”.

A continuación Carrió pronunció la definición que más llamó la atención de la embajada: que Néstor adoraba a los Estados Unidos.

En una admisión sorprendente, Carrió dijo que la relación de Kirchner con el gobierno de Estados Unidos es lo único que está moderando la alianza de Kirchner con Chávez. Para Carrió , hay límites a lo que Kirchner está dispuesto a hacer con Chávez porque Kirchner no quiere un conflicto serio con Estados Unidos. “Kirchner nunca buscará un serio conflicto con los Estados Unidos. Está fascinado con los EE.UU., aunque sólo conoce Nueva York.”

Como para agregarle un poco de pimienta al asunto, Carrió opinó que el auge de Chávez en la región se debía a la “falta de visión estratégica” del gobierno brasilero de Lula. Si su opinión sobre la política exterior de Lula es al menos discutible, su aseveración de que Humala se convertiría en otro Chávez resultó ser, si no un error de apreciación, al menos un pronóstico fallido.

Carrió argumentó que la falta de visión estratégica y la debilidad de Brasil en la región han permitido que Chávez para gane influencia, situación que se ve agravada por la alianza entre Kirchner y Chávez. Reconoció que muchas personas opinan que la situación va a mejorar después de que el presidente brasileño Lula gane la reelección, pero ella no era optimista. Dijo que se sientre identificada en muchas cosas con la presidenta de Chile Bachelet y piensa que la gestión de Bachelet será exitosa Bachelet sería un éxito. Carrió sostuvo Ollanta Humala será otro Chávez si asume el poder en Perú por un fracaso del presidente García.

Habiendo pasado revista a la agenda internacional, Carrió pasó a la política local. En su análisis, que no incluye a Cristina, da por hecho que Néstor Kirchner se postularía a la reelección en el 2007, cosa que no ocurrió. Fiel a su estilo, pronosticó que el gobierno de los Kirchner “caerá rápidamente cuando llegue la próxima crisis.”

Elisa Carrió sostuvo que el presidente Kirchner probablemente ganará la reelección en 2007, pero que el gobierno de Kirchner fracasá en el largo plazo. Carrió dijo que a pesar de la aparente fuerza política de Kirchner, el apoyo que recibe es superficial. “Kirchner es un mal extendido, pero sólo tiene tres centímetros de profundidad. A diferencia de Alfonsín y Menem, Kirchner carece de carisma, y nadie siente un gran amor por él. Incluso sus más cercanos colaboradores preferirían no estar junto a él. Kirchner no tiene ningún partido político real, ya que la estructura del Partido Justicialista se le ha ido. Además, desde la crisis, a la Argentina le viene faltando la solidaridad política corporativa necesaria para apoyar a un presidente en crisis. Cuando la próxima crisis golpée, Kirchner podría caer muy rápidamente.

Después de analizar el kirchnerismo en términos catastróficos, Carrió se mostró sumamente optimista con respecto a su futuro y el de su fuerza política.

Con respecto al ARI y a su propio futuro, dijo que había sido saludable que ella de un paso al costado del liderazgo del partido y se mostró confiada en que ella y su partido eventualmente gobernarán a la Argentina. “Ellos (los dirigentes de ARI) tiene que asumir la responsabilidad. Se han corrido a la izquierda desde que me bajé pero no importa, es parte del proceso de desarrollo. ARI es un partido pequeño, pero un día se van a gobernar el país.”

Después de su segundo puesto en el 2007 Carrió volvería a presentarse como candidata a presidenta en el 2011 contra Cristina Kirchner, pero sacaría menos del dos por ciento de los votos. Dos años más tarde saldría segunda en una elección para senadores nacionales en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, asegurándose una banca en la Cámara alta y reposicionándose para volver a competir por la presidencia en el 2014. En el cable diplomático Carrió explica que el problema no es que ella no los sepa interpretar los deseos de los votantes, el problema es que los votantes eligen mal por pensar de manera equivocada.

Carrió dijo que las encuestas muestran que la gente la admira, pero que la mayoría nunca votaría por ella. “Yo hablo de la necesidad de un plan de 20 años para cambiar este país, sobre la necesidad de un Pacto de la Moncloa en este país entre el trabajo, los negocios y el gobierno. Los argentinos quieren que alguien les dé una solución a corto plazo y no existen soluciones a corto plazo a los problemas de la Argentina. Las personas tienen que cambiar su forma de pensar”.

A la hora de sacar sus propias conclusiones el autor del cable firmado por el Encargado de Negocios Mike Matera no termina de comprar los argumentos de Lilita. Por un lado la elogia por su vocación republicana, pero por el otro la acusa de cierta falta de pragmatismo en su accionar y de claridad para enunciar sus propuestas.

 

La amplia educación de Elisa Carrió y su experiencia en la política argentina hacen de ella una persona interesante para hablar sobre la situación política del país. También es uno de los pocos líderes políticos argentinos que parece que realmente interesada en la salud de las instituciones democráticas del país. Pero Carrió ha tenido dificultades para explicar cómo se traducen sus amplias propuestas y soluciones a una realidad concreta. Como resultado, las encuestas muestran que a pesar de que a los argentinos en general les gusta el discurso de Carrió y piensan que ella hace una contribución positiva al diálogo en el Congreso, serían reacios a elegirla para un cargo ejecutivo. Su aparente incapacidad para gestionar su propio partido sólo refuerza esta impresión. Carrió tendrá que demostrar sus habilidades de gestión ante el público argentino en los próximos años o correrá el riesgo de entregarle el liderazgo de la oposición a la centro-derecha. 

 

 

Publicado el 5 de agosto de 2015.

 

 

About Author

Santiago O'Donnell es el director general de Medio Extremo. Es editor jefe de internacionales en Página 12. Y autor de tres libros: ArgenLeaks, Politileaks y Derechos Humanos® La historia del CELS. Antes de MX, trabajó en Los Angeles Times, The Washington Post y La Nación. Escribile a contacto@medioextremo.com

Leave A Reply