Wikileaks en Argentina

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

A pocos días del segundo aniversario del día en que Julian Assange  se asilara en la embajada de Ecuador en Londres el 19 de junio del 2012, el sitio Wikileaks Press, afiliado a la organización que dirige Assange, me entrevista sobre el impacto de las megafiltraciones de Wikileaks en la Argentina y en el periodismo en general. (A continuación la traducción al español).

WikiLeaks en Argentina. Entrevista con Santiago O’Donnell Publicado por taro / 12 de junio 2014.  Santiago O’Donnell es editor de la sección de Internacional del diario argentino Página/12 y han informado ampliamente sobre los materiales de Wikileaks en Argentina. Es autor de ArgenLeaks: los cables de Wikileaks sobre la Argentina, de la A a la Z, y, más recientemente, Politileaks: Todo lo que la política argentina quiso ocultar. Sus secretos en Wikileaks de la A a la Z (ambos en español). Santiago O’Donnell regularmente blogea sobre temas internacionales. Conecte con él via Twitter en @santiodonnell

WLP: Cuando los cablesse conocieron por primera vez, usted escribió sobre el lobby corporativo de las empresas estadounidenses Monsanto y Cargill. Ahora, varios años después, ha visto alguna consecuencia que hayan sufrido estas empresas en Argentina?

O’Donnell: No, no en realidad. Ambos siguen siendo firmes aliados del gobierno. Sin embargo, la percepción pública de la presencia y la influencia indebida de esas empresas ha crecido y su imagen pública ha sufrido, especialmente Monsanto, una empresa cuyas prácticas han sido cuestionadas en todo el mundo.

 WLP: Usted también escribió acerca de cómo la Embajada de EE.UU. usó su influencia para interferir con la investigación sobre el atentado del centro de la comunidad judía de la Argentina-israelí Asociación Mutual de Buenos Aires en 1994. ¿Desde entonces, alguna figura pública importante ha cuestionado los resultados de la investigación judicial? ? ¿Alguien ha reclamado una nueva investigación sobre el asunto.

 O’Donnell: Los cables muestran que el gobierno de EE.UU. se puso al frente de la investigación y que funcionarios de la embajada prácticamente le daban órdenes al fiscal y al juez del caso de los jueces sobre qué líneas de investigación debían seguir y cuáles descartar líneas. Estas revelaciones fueron ampliamente divulgadas y contribuyeron a desacreditar la investigación ante la opinión pública y, más relevante, hizo posible un giro del gobierno argentino, que acordó con Irán llevar el caso a un panel independiente de expertos, contra los deseos de Wsashington. En los cables EE.UU. culpa directamente a funcionarios iraníes que actualmente se encuentran bajo la protección del gobierno iraní por el bombardeo la AMIA.

 [Para más referencias y seguimiento de esta historia, véase, por ejemplo, artículos en Green Left Weekly, The New York Times, y Legal Insurrection. WLP]

 WLP: ¿Qué diferencia hay entre los cables de Wikileaks y otros materiales que usted haya usado para escribir  WikiLeaks y otros materiales que haya utilizado para escribir sus notas(en términos de cómo se utiliza el material, la publicación o no del documento completo, la utilidad o incovenciencia de usar motores de búsqueda/ archivos digitales, ect.)?

O’Donnell: Antes, obtener un puñado de documentos clasificados de Estados Unidos a través de una fuente o de una solicitud a través de la Ley de Información Pública era como oro en polvo, ya que proporciona una visión de centrosde poder  en los que se toman las decisiones que cambian el mundo. Imagina no sólo un puñado, sino literalmente miles de documentos completos de información interesante sobre el lo que los EE.UU. está haciendo en Argentina – cómo hacen negocios, cómo evalúan sus diplomáticos a los líderes más importante de Argentina después de reunirse con ellos y de recabar información sobre ellos. La información es tan poderosa, que los grandes medios no la pueden manejar porque tienen demasiados conflictos de interés. Por eso tuve que valerme de el formato libro y de la internet  para publicar mi trabajo, aunque todavía utilizo al periódico para publicar las filtraciones masivas de Wikileaks, como los archivos de Stratfor y los llamados “Archivos del Espionaje” con información sobre empresas de vigilancia masiva. Obviamente este nuevo material me ha obligado a familiarizarme con los motores de búsqueda y las comunicaciones encriptadas, pero sigo pensando que el viejo periodismo y la buena escritura siguen siendo fundamentales  para que una historia interese y circule.

WLP: El haber trabajado con los materiales de WikiLeaks y de discutir si WikiLeaks forma parte del periodismo “real” ha cambiado su punto de vista sobre los medios de comunicación en Argentina y en todo el mundo?

 

O’Donnell: Sí y no. Yo ya venía pensando y escribiendo sobre las contradicciones y las chances de superviviencia de lo que conocemos como el “periodismo tradicional”. Pero trabajar con Wikileaks definitivamente me ayudó a comprender que una línea muy fina separa el periodismo del el terrorismo y la diplomacia del espionaje. Además, cómo el paradigma periodístico ha mutado del equilibrio a la transparencia y cómo cada vez es más difícil diferenciar el periodismo de la publicidad y la propaganda. Por último, cómo la tecnología que facilita comunicaciones cada vez más directas, lo torna innecesario el papel tradicional de los medios de comunicación de “mediar” entre las corporaciones y el público. Como resultado de este proceso, la institución del periodismo está siendo cooptado por las corporaciones o se ha tranformado en la expresión individual de diferentes personas, independientemente de si se consideran a sí mismos  periodistas o no, y más allá de si se les paga por lo que dicen o escriben, o si lo hacen gratis.

Publicado el 14 de junio de 2014.

Share.

About Author

Santiago O'Donnell es el director general de Medio Extremo. Es editor jefe de internacionales en Página 12. Y autor de tres libros: ArgenLeaks, Politileaks y Derechos Humanos® La historia del CELS. Antes de MX, trabajó en Los Angeles Times, The Washington Post y La Nación. Escribile a contacto@medioextremo.com

Leave A Reply